Ruiz Healy Times: Cerrar la frontera, ¡una locura!


Donald Trump amenaza con cerrar frontera
  • Discriminación, el gran motor que mueve a Donald Trump.
  • Olvida presidente de EU cómo llegaron sus padres a ese país.
  • S. Chamber of Commerce advierte riesgo de cierre fronterizo.

Eduardo Ruiz Healy

 El presidente estadounidense Donald Trump amenaza con cerrar la frontera México-Estados Unidos desde esta misma semana, si es que nuestro gobierno y los de Guatemala, Honduras y El Salvador no evitan que continúen llegando miles de personas —hombres, mujeres y niños que huyen de sus países en busca del American Dream— a dicha frontera.

La presencia de miles de migrantes en las ciudades fronterizas del norte de México ha sido calificada como una crisis terrible por Trump. Acusa a los gobernantes de México y los tres países centroamericanos de no hacer gran cosa para impedir el paso a quienes abandonan sus miserables y violentos lugares de origen.

Trump ignora que los gobiernos de México y Centroamérica no pueden hacer mucho para que estas miles de personas no se dirijan hacia su país, a menos que él espere que se detengan a balazos (como si se tratara de afroamericanos e hispanos desarmados que en Estados Unidos son frecuentemente asesinados por policías que no dudan ni un instante en dispararle a quien perciban como una persona peligrosa, y más si es de piel morena).

Además de amenazar con cerrar su frontera, el presidente gringo ya ordenó que se cancele la ayuda económica que su país otorga a los gobiernos de los tres países centroamericanos.

De acuerdo a USAid.gov, el monto que recibieron en 2018 fue de 144 millones de dólares, cantidad que por órdenes de Trump fue mucho menor a los 556 millones que se les dio en 2017.

Ahora bien, ¿cuáles serían las consecuencias económicas si Trump ordenara cerrar la frontera por la cual México y Estados Unidos diariamente comercian productos cuyo valor asciende a los 1 700 millones de dólares?

Nadie sabe a ciencia cierta lo que sucedería, pero, de acuerdo al U.S. Chamber of Commerce, estarían en riesgo cinco millones de empleos estadounidenses, además de que muchas industrias, en especial la automotriz, enfrentarían graves problemas debido a que sus cadenas productivas dependen de un gran número de proveedores mexicanos.

Discriminación, constante de Donald Trump

ESTADOS UNIDOS SIN FRUTAS Y VERDURAS

También se sabe que la dieta de los estadounidenses podría verse afectada en vista de que México es el principal proveedor de las frutas y verduras que ahí se consumen. Si la frontera se cerrara, a nuestros vecinos del norte se les acabarían los aguacates en tres semanas y se quedarían sin su guacamole. Lo mismo sucedería después con las fresas, frambuesas y moras negras. Sobra decir que los precios de todo tipo de frutas y verduras se dispararían por la carestía que causaría la decisión de Trump.

En resumen, el cierre de la frontera golpearía gravemente a la economía estadounidense y aún más a la mexicana, la cual de por sí está creciendo muy lentamente.

La locura de Trump probablemente generará un nuevo ánimo antiyanqui en los mexicanos, situación que seguramente será bien aprovechada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y los políticos de izquierda que lo rodean. No creo que el presidente desee un cierre de la frontera, pero sí creo que la medida lo beneficiaría políticamente al unir a la mayoría de los mexicanos contra su enemigo ancestral.

El mundo se está volviendo cada vez más peligroso gracias a las decisiones del actual inquilino de la Casa Blanca.

¡Cerrar la frontera México-Estados Unidos sería una locura!

Desesperados intentos por llegar a la Unión Americana

EL ICC, ADVERTENCIA QUE AMLO DEBE TOMAR EN SERIO El ICC

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) es un indicador económico que cada mes elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) con el objetivo de conocer la percepción que las personas tienen de la economía del país y prever su comportamiento futuro como consumidores. Éste se calcula con base en los resultados de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO).

Si el ICC indica que la confianza del consumidor es alta, puede estimarse que éste hará más compras de bienes y servicios, lo cual se traducirá en un mayor crecimiento económico. Si la confianza es baja, es de esperarse que el consumidor decida no realizar compras o gastar menos, lo que repercutirá negativamente sobre la economía.

El INEGI explica que a través de la ENCO se busca conocer lo siguiente:

  1. “La situación económica en el momento actual de los miembros del hogar comparada con la de un año antes.
  2. “La situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses, respecto a la actual.
  3. “La situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses.
  4. “La situación económica del país esperada dentro de 12 meses, respecto a la actual situación.
  5. “Las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar comparadas con las de hace un año para realizar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos”.

Es muy importante señalar que el ICC mide las percepciones que los consumidores tienen sobre la economía con base en sus propias experiencias y realidades, las cuales son totalmente subjetivas. No es un índice basado en números fríos y objetivos, de ahí que pueda variar de un período de medición a otro, pues se fundamenta en percepciones que pueden ser reales o falsas.

El 5 de marzo pasado, el INEGI dio a conocer el ICC correspondiente a febrero de este año, el cual aumentó 2.3 puntos respecto al mes anterior, pasando de 46.5 a 48.8 puntos. Comparado con febrero de 2018, el índice subió 13.8 puntos, de 35.0 a 48.8 puntos.

El de febrero fue el tercer incremento consecutivo del ICC desde que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia, lo que para muchos fue sorprendente en vista de que en ese mes las calificadoras de riesgo, un buen número de analistas e instituciones financieras del país y el extranjero, ya manifestaban su preocupación sobre la posible desaceleración de la economía nacional y la falta de solidez de los planes de rescate de PEMEX.

Es decir que el optimismo que existía en febrero se basaba en la confianza de la gente en el nuevo gobierno federal. Es más, el mismo Andrés Manuel utilizó los resultados del ICC de febrero para presumir que la economía marchaba viento en popa bajo su conducción.

Llegó el día de ayer y el INEGI hizo públicos los resultados del ICC correspondientes a marzo pasado, los cuales muestran una disminución en la confianza de los consumidores en 1.3 puntos respecto del mes pasado (alcanzando así 47.6 puntos), aunque en su comparativo con marzo de 2018 muestra un crecimiento de 12.4 puntos (de 35.2 a 47.6 puntos).

Cabe mencionar que es la primera caída mensual del ICC en la era de AMLO. Así, acabó la racha alcista que empezó en diciembre pasado.

¿Representa esto un duro golpe para AMLO? No lo creo, pero sí una advertencia que debe tomar muy en serio. La gente deja de creer en un gobierno cuando siente que sus decisiones están afectando su situación económica. Antes que la fidelidad hacia un líder, está el interés de la cartera.

Aguacates mexicanos no llegarían a EU

LO QUE SIGNIFICA REDUCCIÓN DEL CALCULADO PIB?

La popularidad del presidente de la república durará en tanto la mayoría de quienes aprueban su gestión no se vean afectados en su bolsillo o en su persona.

En lo que a la economía se refiere, la situación actual es complicada y no se ve que las cosas mejoran en el corto plazo.

El lunes pasado, la Secretaría de Hacienda (SHCP) modificó su estimado de crecimiento del producto interno bruto (PIB) para este año, reduciéndolo de entre 1.5% a 2.5 % a entre 1.1% a 2.1%. esto significa una reducción real de entre 16.0% a 26.7%.

De acuerdo con el INEGI, el PIB en 2018 fue de 18 519 090 millones de pesos. Originalmente se preveía que este monto aumentaría de entre 277 786 millones a 462 977 millones de pesos, lo que significaría que el PIB en 2019 sería de entre 18 796 876 millones a 18 982 067 millones de pesos.

Ahora, con base en el nuevo estimado de la SHCP, optimista según muchos analistas, el PIB para este año será de entre 18 722 800 millones a 18 907 991 millones de pesos.

Todo lo anterior significa que este año la economía producirá menos de lo que se esperaba y que no habrá tanto dinero para repartir entre una población que para 2019 se estima en 133 250 280.

También quiere decir que el PIB per cápita será menor al esperado. De los entre 7 343 dólares a 7 415 dólares originalmente estimados a entre 7 341 dólares a 7 386 dólares de acuerdo al nuevo cálculo.

La mayoría de los analistas esperan que el PIB crezca un 1.0%, lo cual es una pésima noticia en vista de que ese porcentaje es menor al 1.37% que aumentará la población este año. Esto significará un empobrecimiento de la mayoría de la población.

Los efectos de un menor dinamismo de la economía ya se ven.

Durante el bimestre enero-febrero el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no alcanzó las metas de recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

La SHCP informó hace unos días que en los primeros dos meses del año el SAT, que esperaba recaudar 884 084 millones de pesos por concepto de ambos impuestos, solo obtuvo 853 900 millones,  o sea 31 100 millones de pesos menos.

Por lo anterior, el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 deberá recortarse, lo que afectará diversos proyectos y programas del actual gobierno, lo cual a su vez significará menores beneficios para las personas.

Pese a la evidencia de que existe una contracción económica, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que este año la economía crecerá 2% y cada día anuncia nuevos proyectos cuyo objetivo es beneficiar a la gente. El más reciente es el “Complejo Cultural Chapultepec”, que ocupará 800 hectáreas de las secciones 1, 2, 3 y 4 del Bosque de Chapultepec.

Sin dar a conocer cuánto costará desarrollar y operar el ambicioso proyecto, AMLO explicó  ayer que “Será un concepto ecológico, creativo, artístico y cultural, ideal para el esparcimiento, en donde se podrá estar todo el día y caminar con tranquilidad y seguridad, pues estará protegido por la Guardia Nacional”.

Deseo que este y muchos proyectos del actual gobierno se vuelvan una realidad. Sin embargo, los números indican que será difícil.

Las dificultades economías podrían causar que muchos dejen de confiar en AMLO y su popularidad disminuya.

El presidente Andrés Manuel López Obrador

¿TIENE AMLO UN PLAN PARA ENFRENTAR UN CIERRE FRONTERIZO?

¿Tiene AMLO un plan para enfrentar un cierre fronterizo?

De los 11 millones de extranjeros que viven ilegalmente en Estados Unidos, 4.5 millones llegaron a ese país como turistas y decidieron quedarse ahí después de que se les venciera el permiso de estancia temporal.

Para los que no tienen la posibilidad de entrar a suelo estadounidense como turistas, México se convierte en la única ruta  por donde pueden pasar ilegalmente los miles de centro y sudamericanos, caribeños y hasta asiáticos, africanos y medio-orientales.

Nadie abandona su tierra sin razón. Hacerlo no debe ser cosa fácil y, aparentemente, esto no lo entienden ni Donald Trump ni quienes lo apoyan con su política antiinmigrante.

La ironía del caso es que el abuelo de Trump era un alemán que huyó de su país para evitar ser soldado durante la Primera Guerra (años después su nieto evadió servir en las fuerzas armadas durante la Guerra de Vietnam), que su mamá fue una inmigrante escocesa y que dos de sus tres esposas nacieron en Europa, la primera en lo que fue Checoslovaquia, y la actual en Eslovenia, de donde aparentemente llegó como turista a la Ciudad de Nueva York para trabajar como modelo sin tener los permisos necesarios para hacerlo.

La realidad es que el presidente gringo no se opone a los inmigrantes, siempre y cuando estos provengan de países europeos y sean blancos. Su actitud cambia cuando se trata de inmigrantes de tez morena, oriundos de naciones subdesarrolladas.

El germano-escocés ve en la ola migratoria morena una amenaza para la mayoría blanca a la que él pertenece. Por eso ha propalado la falsedad de que en la frontera México-Estados Unidos se está generando una crisis que pone en riesgo la seguridad nacional de su país.

Con base en esa falsedad, Trump amenaza con cerrar la frontera e impedir que desde México entren personas y vehículos por un periodo indeterminado, si es que México, Guatemala, El Salvador y Honduras no hacen algo, y pronto, para detener a las decenas de miles de personas que en estos momentos se dirigen hacia Estados Unidos.

Desde noviembre pasado, Trump empezó a amenazar. Ese mes tuiteó lo siguiente: “México debería regresar a sus países a los migrantes que agitan banderas, muchos de los cuales son criminales endurecidos. Que los saquen en aviones, que los saquen en autobús, que lo hagan como quieran, pero NO van a ingresar a EEUU. Cerraremos permanentemente la frontera si es necesario. ¡Congreso, financia el MURO!”.

RECHAZO DE AMLO A LA CONFRONTACIÓN

Ayer aseguró que no está jugando y que sus amenazas no deben ignorarse. Dijo estar enojado con México y que castigará económicamente a nuestro país si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no detiene, como sea, a los invasores morenos.

Al ser cuestionado sobre el asunto, AMLO responde que no va a confrontarse con Trump y que deben prevalecer la paz y el amor. El problema es que su contraparte gringa no piensa como él.

Cerrar la frontera será catastrófico para la economía de ambos países y más para la mexicana, que de por sí está creciendo raquíticamente.

Ojalá que ahora mismo el gobierno de Andrés Manuel esté diseñando un plan de emergencia para enfrentar la crisis económica que causaría el cierre de la frontera que podría o no darse esta misma semana o en un futuro cercano.

Ojalá esté preparado nuestro país para enfrentar un cierre fronterizo.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com