Política inconfesable: La banalización de la política.


Rodrigo Villar

En este espacio hemos insistido en el deterioro del ejercicio de la política generado por la mediocridad de los políticos, del escaso rigor en el aprendizaje de la ciencia política relacionada con la realidad, y la cretina y ausente participación de la sociedad a la hora de exigir cuentas a sus representantes en el poder.

Tal señalamiento viene a colación porque hace pocos días fuimos testigos de un acto inverosímil de un funcionario de alto nivel, de nombre Lorenzo Cordova Vianello, del que esperábamos más; el INE manifestó «su indignación» porque la llamada filtrada era ilegal, fue su argumento principal para realizar su denuncia.

La dignidad es inherente al ser humano, se le relaciona con el respeto, con el decoro y la decencia con uno mismo y con los demás, es lo más importante que tenemos como individuos y es la base de la convivencia social; el licenciado Córdova mostró con su conducta reprobable y vergonzosa todo, menos dignidad, si la tuviera debiera renunciar de inmediato. México ya no tolera tanta impunidad y necesita mejores hombres y mujeres en todos los ámbitos.

Este señor, es hijo de un connotado historiador de la izquierda política en México, en Italia y Rusia. Fue un intelectual y crítico del régimen postrevolucionario, y sobre todo fue promotor de una escuela opositora que llegó desquiciar durante décadas al sistema político mexicano.

Arnaldo Cordova, se esforzó como muchísimos ciudadanos de este país lo hace a diario para garantizarle a su hijito una eduación de calidad. Junto a su esposa, de origen italiano y de generosidad reconocida, ofreció a Lorenzo los mejores colegios, las mejores universidades y el mejor sustento.

Lorenzo, después de estudiar en el extranjero y de instalarse en México como investigador en la UNAM, se pasó al lado de la crítica del régimen que impera en el país. Sus comentarios parecían, siempre atinados, cuando se le inquiría sobre temas de índole político o electoral.

Se le ponderaba como un politologo de alcurnia precisamente en momentos en que el ejercicio de la política ya comenzaba a hacer agua. Sus opiniones causaban un efecto de simpatía porque llevaban un filo de conocimiento y respetabilidad, precisamente por lo que argumentaba cuando se le requería.

Arnaldo Córdova

Desde su llegada al Consejo General del IFE (Instituto Federal Electoral), y posteriormente convertido en INE (Instituto Nacional Electoral), Lorenzo Cordova inicio una vertiginosa carrera, que a través de sus posiciones –no tan decadentes- y gracias el respaldo del PRI y de los partidos de la llamada izquierda órganica, le llevaron a ocupar la presidencia del citado Consejo General.

Usted amable lector, ya sabe que para ocupar esas posiciones, el interesado siempre debe llevar por delante la bendición de los poderosos políticos o empresarios que dominan en el entramado de la política nacional.

Así se instaló en la presidencia del INE, se encargó durante los últimos siete meses de adaptar a la realidad electoral, la reforma política aprobada por el Congreso Federal el año pasado, y acompañó –no respaldó abiertamente las demandas de la oposición de inzquerda para retirar el registro al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), porque a lo largo de años y de los últimos meses se ha dedicado a burlar los preceptos legales de equidad electoral.

Y así trnascurrió el tiempo hasta el martes pasado, cuando se reveló una conversación telefónica entre Cordova Vianello y su empleado Edmundo Jacobo. El contenido de la conversación fue difundido a través de Youtube la mañana del martes 19 de mayo.

En la grabación, con duración de 1:56 minutos, Córdova Vianello y Jacobo Molina, sostienen un diálogo que se refiere al encuentro que sostuvo el titular del INE con líderes de comunidades indígenas.

Al verse sorprendido, salió ante los medios de comunicación a decir:  “Mi agenda es pública, los comentarios en la grabación son jocosos y desafortunados, pero están dentro de una conversación personal (…) y que de ninguna manera forma parte de un juicio público”, explicó el consejero presidente del INE, quien dijo también que las conversaciones privadas no deben estar sujetas al escrutinio social.

“Estamos frente a un hecho que más que preocuparme en el plano personal, hay una vulneración y por eso he presentado una denuncia. Me preocupa porque en el contexto político en el que nos encontramos, me parece que es lamentable que existan estas conductas ilegales que lesionan a las instituciones, pero no es casual que eso ocurra en el momento en el que INE está ejerciendo todas sus atribuciones para conducir una elección complicada pero que va por buen camino a menos de tres semanas de la jornada electoral”.

Pues como creerle cuando se expresa así de los indígenas.

El caso es que Lorenzo Cordova Vianello demostro -con esa conversación- su verdadero rostro. La clase de hombre que es. Su perfil de funcionario se desdibujó, y levantó una nueva efigie a la mediocridad de un funcionario que se dice intelectualmente superior a la media.

Y por qué no lo hace mas sencillo y renuncia.

Edmundo Jacobo000