Política Inconfesable : Heliodoro, ¿usted cree qué no?


Rodrigo Villar

Apreciado lector, usted de imagina tener en las manos o en su cuenta bancaria un millón 440 mil pesos, disponer de esa cuantiosa cantidad de dinero y hacerle un regalo a su vástago por el advenimiento de las fiestas de fin de año.

A su servidor le cuesta trabajo aceptar que un político, de cuna humilde, cuyos padres viviendo en la pobreza se esforzaron porque su hijo fuera a la escuela para superarse, nos dé muestra de un poderío económico que no tiene razón ni lógica en un país democrático.

Pero aceptemos, habitamos en México y esas muestras de arrogancia y frivolidad son pan nuestro de cada día entre la clase gobernante, de aquí en Oaxaca y del país entero. Porque no debe sorprender que los objetos suntuarios como los autos de lujo entre los que se encuentran Lamborghini, Maserati, Bentley, Rolls Royce, Ferrari, Porsche, tiene  público entre los poderosos hombres de negocios o afamados delincuentes. Pero que un hombre público de mediana monta los adquiera, esos ya es otra cosa.

Pero que un político mediocre como Heliodoro Díaz Escárraga nos propine una bofetada a todos los oaxaqueños con sus excesos, pues es imperdonable y grosero. Primero porque pone en entredicho a una institución como el Infonavit, cuya noble labor es la de responder a millones de familias otorgándoles el beneficio de una propiedad o del ahorro que durante décadas los trabajadores emprendieron solidariamente.

Y como segundo agravante ofende su estupidez y frivolidad. Lo primero que me pegunté al observar la foto de ese muchacho anodino en un vehículo amarillo de tan enorme valor, fue ¿de dónde salió para comprar un regalo así?, un regalo a su muchachote, y lo peor es que ese muchachote se presta a la afrenta contra todos nosotros.

Seguro que para estar haciendo esa clase obsequios la fortuna del loquito de Heliodoro debe ser muuuy grande. Estará usted de acuerdo conmigo o quizá no sea así, recordemos como es que ocurrió el gazapo y sobre todo hablemos posteriormente –un poco- de la actividad de este personaje.

La soberbia de los heliodoros –papá y vástago- fue la soga que les costó su participación momentánea en la esfera del gobierno federal. El papá fue tan torpe que subió a las redes la foto de Heliodorito montado en una máquina rugidora con valor en casi millón y medio de pesos. Sonriente el hijito  se muestra cuan orgulloso conductor de un Porsche color huevo y debajo de la foto un mensaje: “Que bien que Santa Claus te llevo mi regalo mijo. Cuídalo eh”.

Así o más la fanfarronería de Heliodoro Díaz Escárraga. Eso lo pinta de cuerpo entero.

Y después lo que todos sabemos, la renuncia al cargo de coordinador regional de la zona sur del Infonavit, su ira manifiesta en un tuit que subió al enterarse que el periódico Reforma había replicado su absurdo mensaje en la red. Bueno hasta dijo que lo ahí expuesto era una mentira, y ya en el colmo del cinismo exigió una disculpa al rotativo que la Ciudad de México.

El desplante del Porsche se le vino como una avalancha interminable de criticas, reacciones de escarnio, burlas, y presiones de la opinión pública para que aclarara de dónde sacó ese millón y medio para regalarlo a su hijito.

En una postura de desfachatez total el 27 de diciembre atacó la información –que había surgido de un acto propiciado por él mismo-, y declaró ya en el filo del ostracismo:

“Nadie se tomó la molestia de preguntarme. No estoy acostumbrado a mentir. Y cuando fallo como ser humano lo reconozco. Pero esto no se vale…nadie se tomó la molestia de preguntarme. No estoy acostumbrado a mentir. Y cuando fallo como ser humano lo reconozco. Pero esto no se vale”.

Y es que los Díaz veían que sus dependencias del erario se les terminaba. El papá tenía un sueldo mensual de 139 mil pesos, y el junior que se desempeñaba como subdirector jurídico corporativo de Liconsa –invitado por un pillo que es titular de esa dependencia, el mismísimo Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva- ganaba en el papel 95 mil 354 pesos.

La ubre del gobierno se les acabó. Y para sorpresa de todos, Heliodoro Díaz Escárraga, ya presentó su solicitud ante el PRI para aspirar a una diputación federal en la próxima 53 Legislatura. ¿Con todo esto será que el PRI terminará postulándolo?

INCONFESABLE HELIDORO DIAZ