Política confesable


Andrés Manuel López Obrador
  • Jorge Franco El Chucky en Televisa
  • Con el PRI, con Gabino y ahora Morena
  • Regresa Raúl Castellanos… ¡pero lo que te robaste!

Tomás Ezequiel Toledo

La memoria histórica es flaca, pero la memoria política es flaquísima.

La noche del jueves, Televisa incluyó en su noticiario una información que le permitió contrastar dos personajes oaxaqueños de un mismo episodio vergonzoso para Oaxaca, que debió terminar con la consignación, juicio y encarcelamiento por muchos años de Ulises Ruiz, Jorge Franco Vargas El Chucky, Bulmaro Rito Salinas y Elpidio Concha Arellano, entre otros, que sin embargo gozan de libertad.

La información se presentó primero con el video donde El Chucky durante una reunión privada pide votar por “el proyecto de nación” de Andrés Manuel López Obrador y pide ir a votar “con nuestra gente” el 1 de julio por el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Jorge Franco Vargas

Morena, hasta esta hora, no ha salido a desmentir que ese ser despreciable que es El Chucky forme parte de los operadores políticos de la campaña en Oaxaca. Este apunte se debe a que, tratándose de Jorge Franco, bien podría tratarse de una de sus retorcidas ideas para afectar a López Obrador al relacionarlo con él.

Pero no, todo parece indicar que sí es cierto, que El Chucky sí está convocando a reuniones de trabajo para la promoción del voto por Morena, aunque oficialmente no esté en sus filas.

Se presentó en el noticiario estelar de la cadena de televisión cómo Franco Vargas fue quien dio la idea a Ulises Ruiz del desalojo violento de maestros el 14 de junio de 2006, que derivó no sólo en la persecución de la sección 22, sino también en ejecuciones extra judiciales, desapariciones forzadas y el asesinato de dos reporteros.

Flavio Sosa Villavicencio

Luego, la información presentó que el otro personaje, Flavio Sosa, fue mencionado por López Obrador durante el mitin de ese día en Ixtepec. Y sí, en efecto, ahí en el templete estaba Sosa, uno de los personajes más visibles de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, movimiento que surgió precisamente después de la represión ordenada por Ulises Ruiz a petición de Franco Vargas.

A estas alturas de la elección y con el imaginario como está, todo pareciera indicar que López Obrador no requiere los votos que pudiera acercarle el siniestro Jorge Franco.

Ya vimos en Oaxaca que poco pudo ayudarle a José Antonio Estefan Garfias en la elección de 2016, y que son más sus puntos en contra que los que pudiera tener en favor.

Raúl Castellanos

Para los que lo conocen, Jorge Franco Vargas es un sujeto que tiene una mirada afilada, propia de seres de su especie, que cuando tuvo poder lo utilizó para dar salida a sus dotes de dictador y represor. Pero en el fondo es la cobardía lo que subyace en él. Quienes lo han confrontado de manera directa pueden contar que se enconcha y no es el tipo rudo que quiere ser.

Da lástima.

Sin embargo, como ocurre con todo bicho rastrero, hay que tener cuidado con él. Es traicionero y siempre ataca por la espalda.

Un tipo como él, ¿es necesario en Morena? Ya se ha visto que en ese partido cabe cualquiera, pero hay unos más cualquiera que otros. Y uno de estos últimos es El Chucky.

Y otro de esa misma calaña es nada menos que Raúl Castellanos.

Si Jorge Franco Vargas es un cínico, Raúl Castellanos es lo que le sigue.

Bulmaro Rito Salinas

Se presenta como doctor -aunque lo doctor no quita lo canalla- y el colmo: es candidato a alcalde de la capital. Cómo es posible que después de que el gobierno de Gabino Cué hizo un tibio intento por capturarlo, porque se robó más de 450 millones de pesos de cuando fue vocero de Ulises Ruiz y titular de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, ahora se contonee por las calles de la capital pidiendo el voto con las siglas del Partido Nueva Alianza.

¿Será que ya se terminó los 450 millones que se robó y ahora venga por más? Y en este caso no será nueva alianza, sino nueva transa.

Es muy probable que sí. Porque se dio vida de jeque árabe. Viajó por el mundo, Italia, California… Y de rebelde de izquierda que fue -eso dice para apantallar- en sus remotos años mozos, se refinó -es un decir- y ahora le gusta lo caro. Y lo caro cuesta.

José Antonio Estefan Garfias

Nada más que siempre le ha gustado gastar a costa del erario. Claro, con ese tren de vida, 450 millones de pesos para él fueron una bicoca y ahora quiere más. Porque así son los tipos como Raúl Castellanos y porque así son las sanguijuelas.

Lo más hilarante de su caso es que le grabaron una canción y que su lema de campaña es Por amor a Oaxaca. Será por amor al dinero porque de que le encanta, le requetereencanta. Lo largo de sus uñas lo delata. Raúl Castellanos ha regresado a Oaxaca, pero mejor que regrese lo que se robó. ¡Y aguas, que viene por más!