Hasta siempre Fernando del Paso


Falleció a los 83 años en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.  

  • Incursionó además en la diplomacia, periodismo, radio, pintura y  dibujo.
  • Manifestó, en su momento, crítica dura y veraz sobre el estado mexicano.

De la Redacción.

El escritor Fernando del Paso, uno de los autores más importantes de la literatura de habla hispana, falleció el pasado miércoles 14 de noviembre a los 83 años en la ciudad de Guadalajara, Jalisco

Novelista, poeta y ensayista, Del Paso había sido hospitalizado la noche anterior por complicaciones de salud y, según informó la familia, murió en las primeras horas de este miércoles

Del Paso recibió varios de los premios más importantes de las letras hispanas, entre ellos el Premio Cervantes 2015 y el Premio de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara en 2007.

Entre las muchas obras del autor, sus novelas más reconocidas fueron “José Trigo” y “Palinuro de México”, así como la novela histórica “Noticias del Imperio”, usado en los cursos de historia de las escuelas.

El escritor y su esposa Socorro acompañados de hijos, yernos, nueras y nietos, con los Reyes de España

Nacido en la Ciudad de México, de niño soñó con dedicarse al humor gráfico, posibilidad que rechazó por falta de habilidad con el lápiz pero que retomó años después como una especie de liberación.

Los primeros pasos del autor se encaminaron al dibujo, una de sus grandes pasiones, pues de 1955 a 1969 trabajó como creativo en el mundo de la publicidad.

Su aversión por las vísceras y la sangre le impidió terminar la carrera de Medicina, pero ese bagaje le sirvió para perfilar al estudiante que detona la trama de Palinuro de México, un collage barroco y onírico con la represión juvenil de Tlatelolco de 1968 como telón de fondo y el lenguaje como verdadero protagonista. Ya en este tiempo, los setenta, compaginaba la escritura con su trabajo como productor y locutor de radio. Primero fue la voz de la BBC en Londres, luego de Radio Francia Internacional. Para muchos españoles de la generación de la Transición, fue la linterna que alumbraba música, literatura, pintura, una apertura cultural entre tanta oscuridad.

Tras conocerse de su fallecimiento el Instituto Cervantes de Madrid le rindió homenaje

TRISTEZA POR JUAN RULFO

Una tarde de enero, al salir de la embajada mexicana en París, Fernando del Paso le contó al mundo la muerte de su maestro Rulfo en 1986. “Perdóname Juan si no te escribí nunca, pero como me dijeron que tú nunca respondías las cartas, pues para qué. Y ahora me arrepiento”. Así empezaba la locución de Carta a Juan Rulfo, un programa que ganó el premio Radio Nacional de España. Un año después, publicaría su gran obra, otro derroche polifónico y erudito volcado esta vez en la historia amagada y efímera del Segundo Imperio mexicano narrada por la emperatriz Carlota “Un emperador rubio que fusilamos y su mujer que se volvió loca”, sintetizó en una entrevista.

En el calor de su hogar

Considerado uno de los grandes estilistas e innovadores en lengua española, publicó en 1958 su primer libro, el poemario “Sonetos de lo diario”, al que seguirían novelas con una profunda vocación histórica.

“Yo creo que a muy grandes rasgos toda novela es historia. En toda novela se puede aprender algo de la historia de una época”, explicó el escritor.

Dijo que las buenas encerraban “una recreación muy hábil de la vida”, y sostenía que la buena literatura enseñaba “cómo es el ser humano, aunque más bien sus aspectos trágicos”.

Recibiendo el Premio Alfonso Reyes 2013

GRANDEZA DE NOTICAS  DEL IMPERIO

Pero sin duda la más emblemática de las novelas de Del Paso fue “Noticias del imperio” (1986), un trabajo monumental que logró recrear con maestría el efímero Imperio Mexicano encabezado por Maximiliano y Carlota (1864-1867).

Su editora en España, Carmen Balcells (1930-2015), que fue recibiendo el libro por partes, le aconsejó en un primer momento recortarlo, pero posteriormente se dio cuenta de que, por la precisión y estructura del relato, era imposible hacerlo y fue publicado como quería Del Paso.

En una entrevista con Efe, Del Paso explicó que desde pequeño quedó fascinado por un relato que en México se explicaba en las escuelas “en forma muy breve, casi anecdótica”, pero que a él le impresionó siendo un niño.

“Supe que habíamos tenido un emperador rubio a quien habíamos fusilado y una emperatriz a quien llamábamos Mamá Carlota, que había enloquecido y muerto muy viejita”, agregó entonces.

Además, es autor de ensayos como “El coloquio de invierno, con Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez” (1992) o “Memoria y olvido, vida de Juan José Arreola” (1994), o “Viaje alrededor del Quijote” (2004), y en el género dramático su obra “La muerte se va a Granada” (1998), inspirada en la muerte de Federico García Lorca.

En poesía dejó títulos como “De la A a la Z: Poemas para niños” (1988), “Paleta de diez colores” (1990), “Castillos en el aire” (2002) y “PoeMar” (2004).

Con Elena Poniatowska

EL PREMIO CERVANTES

Del Paso se convirtió en el sexto mexicano en recibir el Cervantes, y al enterarse de la noticia valoró que el galardón se trataba de “la culminación a toda una vida dedicada a las letras y una dosis de revitalización tras una larga enfermedad”.

En esos momentos, el autor se encontraba en recuperación tras sufrir unos infartos que afectaron su capacidad del habla y su motricidad.

Acompañado de su esposa Socorro, sus cuatro hijos, sus yernos, sus nueras y sus nietos, Del Paso recogió en 2016 el premio Cervantes. Con la voz quebrada por un infarto cerebral que le había mermado el habla y la coordinación, en 2013, Del paso habló de su relación con la literatura española y lanzó uno de sus habituales dardos a la política mexicana: “Estamos ante el principio de un estado totalitario que no podemos permitir”.

Durante un recorrido por exposición pictórica montada en su honor por alumnos de CUVALLES

Una década antes de recibir el premio, había publicado su propio homenaje a la gran obra cervantina. Un ensayo con ritmo de novela donde los personajes son Ortega y Gasset, Dostoievski, Américo Castro, Rubén Darío, Borges o Nabokov debatiendo sobre aquella obra que leyó por primera vez a los 15 años y lo conmocionó. La última edición, al calor del premio, incorporó además otra de las facetas de Del Paso: la pintura. Un tríptico quijotesco de colores chillones como sus trajes: Don Quijote de las Manchas, Don Quijote de la verde mar, Don Quijote en casa

Entre los otros premios que obtuvo destacan el Xavier Villaurrutia (1966), el Rómulo Gallegos (1982), el Nacional de Ciencias y Artes en la categoría de Lingüística y Literatura, y el Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en Lenguas Romances 2007.

El escritor se mantuvo cercano a sus lectores hasta poco antes de su fallecimiento, participando en actos públicos en los que se podía sentir el enorme cariño que la ciudad de Guadalajara sentía hacia él.

ESTARÍA EN LA FIL 2018

Incluso estaba programada su participación para la próxima FIL (que inició el 24 de noviembre) donde habría presentado la reedición de “La muerte se va a Granada” y habría participado en un homenaje a Juan José Arreola, a propósito del centenario de su nacimiento.