Gran diferencia entre estar distraído y estar deprimido


MoisÈs dirigió el Éxodo a los 80 años

Poema de Facundo Cabral devela conceptos erróneos.   

  • Lecciones para llevar la vida de mejor manera.
  • Estar solo tiene enormes ventajas y enseñanzas.
  • Sufrir es una pérdida de tiempo; la vida es corta.
  • Presentan libro de Alejandro Avilés Inzunza

Reportajes Metropolitanos

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Tiene toda la razón la doctora Dalia Martínez Serrano. No es lo mismo estar deprimido, que distraído. Y nos lo revela con una poesía de Facundo Cabral.

“No estás deprimido, estás distraído, Distraído de la vida que te puebla. Distraído de la vida que te rodea: Delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, Que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay 6 mil millones.

Además, no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, Y gracias a la soledad me conozco; Algo fundamental para vivir.
No caigas en lo que cayó tu padre, Que se siente viejo porque tiene 70 años, Olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los 90.

Sólo citar dos casos conocidos. No estás deprimido, estás distraído, Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, Porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo Pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas.

Los tacos mexicanos

Te aliviana para que vueles más alto, Para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, Por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente Se nos adelantó, Porque para allá vamos todos.

Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la madre Teresa, tu abuela y mi madre, Que creía que la pobreza está más cerca del amor, Porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, Y nos aleja porque nos hace desconfiados. Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, Está benditamente condenado al éxito, que llegará Cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, Y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación Ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible.

Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, La que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer Y mi hija; la que me mantuvo vivo Cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida.

Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz, Después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda a Jesús: “amarás al prójimo como a ti mismo”. Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo Y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad Es una adquisición. Además, la felicidad no es un derecho.

Facundo Cabral

SER FELIZ PARA NO AMARGAR A OTROS

Sino un deber porque si no eres feliz, estás amargando A todo el barrio. Un sólo hombre Que no tuvo ni talento ni valor para vivir, Mando matar seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso Por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo.

Tenemos para gozar la nieve del invierno Y las flores de la primavera, el chocolate de la perusa, La baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, Los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros, Las mil y una noches, la divina Comedia, el quijote, el pedro páramo, Los boleros de manzanero y las poesías de whitman, mäiller, Mozart, Chopin, Beethoven, Caraballo, Rembrandt, Velásquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas. Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas Y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo.

Que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, Tengo ganas, tengo razón, tengo dudas… Y si le ganas, serás más humilde, más agradecido, Por lo tanto, fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente Como debe ser.

Portada del libro de Don Alejandro Avilés

APOYAR, SERVIR, CLAVE DEL ÉXITO

No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, Ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además el servicio es una felicidad segura, Como gozar a la naturaleza y cuidarla Para el que vendrá.

Da sin medida y Te darán sin medidas. Ama hasta convertirte en lo amado, Más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido Que una caricia, pero por cada bomba Que le destruyan hay millones de caricias, Que alimentan la vida”.

Tiene razón la fisioterapeuta Dalia: ni deprimido. Ni distraído. Ni desocupado. Pero sí, agradecido.

Madre Teresa de Calcuta

UN MEZCAL EN HONOR DE ALEJANDRO AVILÉS

Carlos Ravelo Galindo, afirma

Tiene toda la razón José Antonio Aspiros Villagómez  cuando nos habla de don Alejandro Avilés Inzunza,  que entre paréntesis nos honró al presentar en el Club Primera Plana, en 1991, nuestro primer libro “Pláticas Sobre Periodismo”.

El literato Aspiros se refiere al libro “Un Grito Sobre Nadie”  escrito por don Alejandro. Y nos invita a recordarlo como el hombre que supo ganarse el afecto, admiración y un lugar dentro de la literatura universal.

Fue, nos dice,  un periodista a quien todos sus colegas -muchos de los cuales primero fueron sus alumnos- recuerdan con cariño y gratitud, es Alejandro Avilés Inzunza (1915-2005), el profesor que impartió la primera clase cuando abrió sus puertas la Escuela de Periodismo ‘Carlos Septién García’ el 31 de mayo de 1949.
El maestro Avilés, destacado poeta también, es un personaje de cuya calidad humana y profesional han dado testimonio precisamente quienes primero aprendieron de él y luego se convirtieron en sus pares. Su biografía es ampliamente conocida, pero es tan vasta la huella que dejó, que no se agota fácilmente lo que puede decirse de él.

Ayudar a los demás nos ayuda a crecer interiormente

OBRA POÉTICA YA FUE PUBLICADA

Por eso, una muestra de todo lo escrito por periodistas y amistades sobre el Profe Avilés fue recogida a manera de antología en un libro que será presentado este jueves 17 y por ello cobra actualidad el personaje.
Ya su obra poética completa fue concentrada en 2012 en el volumen ‘Los claros días’, que presentó su hija Rosario precisamente en ‘La Septién’. Décadas antes, su libro ‘Don del viento’, del que toma su nombre un grupo formado por sus ex alumnos para evocar su memoria, había sido publicado por el Club Primera Plana.
Ahora Fred Álvarez y Leopoldo González, coordinadores del libro ‘Un grito contra nadie. Aproximaciones a la obra de Alejandro Avilés’, editado en 2016 por el Instituto Sinaloense de Cultura, han organizado la presentación del mismo en la Casa del Poeta Ramón López Velarde ubicada en la colonia Roma de la Ciudad de México.
Será una gran noche porque habrá una tertulia poética musical que incluye “mezcal de honor” cortesía del maestro Juan Coronel, de Nochixtlán, Oaxaca, y la lectura de poemas del maestro y canto de los mismos, ya que fueron musicalizados por su hija Eva María Avilés.

Alejandro Avilés Inzunza

GRANDES PERSONAJES
Solidaria desde hace décadas con su amigo Alejandro, y a pesar de su avanzada edad, asistirá y engalanará la reunión la también poeta y maestra Dolores Castro, autora de uno de los muchos testimonios que contiene ‘Un grito contra nadie’.
También estará presente el artista del diseño Gonzalo Tassier, quien no sólo elaboró a mano y con una tipografía de su creación, el diploma que otorgó ‘La Septién’ a la generación de este tecleador al concluir la carrera, sino también la portada de ‘Los claros días’.
A los coordinadores de ‘Un grito contra nadie’ les pareció de interés incluir en sus páginas nuestro texto ‘Así recuerdo al maestro Avilés’, junto con los de doce destacadas plumas: Gabriel Zaid, Joaquín Antonio Peñalosa, Leopoldo González, Francisco Prieto, Dolores Castro, Juan Bolívar Díaz, Miguel Ángel Granados Chapa, Fred Álvarez, Hugo Gutiérrez Vega, Francisco Gómez Maza y Raúl González Schmall, además de un poema de Roberto Fuentes Vivar y la “obra poética inédita” del mismo Avilés.
González Schmall, por cierto, refiere en su trabajo una curiosa anécdota vivida con el “vochito” que tuvo el Profe Avilés aunque no sabía manejar, el cual conocimos porque en 1964 -cuando fue nuestro jefe en el semanario Mundo Mejor- nos pidió sacar la licencia de conducir para usarlo.
El texto del tecleador incluido en el libro, fue escrito originalmente para el blog del grupo ‘Don del viento’ a invitación de su promotor, el periodista radiofónico Joaquín Gutiérrez Niño, quien por cierto perdió el hogar donde nació en Tonalá, Chiapas, a causa del sismo de septiembre de 2017 y ahora busca donativos para rescatar el archivo ‘Casa del Águila’, un acervo documental en distintos formatos que ahí guardaba con “testimonios de verdaderos valores locales y nacionales”, obtenidos gracias a su trabajo periodístico.
Difícilmente Alejandro Avilés es un personaje desconocido para los lectores atentos. Pero no está de más decir que fue ante todo amigo, además de periodista, poeta, profesor, partidario de la democracia cristiana y militante del PAN, partido del que se retiró, lo mismo que como director de su revista La Nación, por una crisis ideológica en sus filas.
Maestro primero y después el primer jefe de este tecleador en su debut profesional, Avilés también fue director de la Escuela ‘Carlos Septién García’ y tramitó ante la Secretaría de Educación Pública el reconocimiento oficial a la licenciatura en periodismo.
Entre tanto, un “mezcal de honor” entre música, poemas, amigos y recuerdos.

craveloyglindo@gmail.com