Gran Angular: La rebelión de San Quintín


Campesinos de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, entre las víctimas.

Reciben como salario 100 pesos al día por laborar 15 horas.

Los patrones forman parte o son exfuncionarios del gobierno.

¿Parcialidad del INE al retirar spots? ¿Sólo favorecerán al PRI?

 Raúl Rodríguez Cortés

Entramos a la cuarta semana de conflicto laboral de los jornaleros del Valle de San Quintín, en Baja California. Son unos 30 mil, procedentes de diversas partes del país, sobre todo de los estados más pobres (Oaxaca, Guerrero y Chiapas), y  que se emplean en los campos agrícolas que están alrededor de Ensenada, para recibir 100 pesos por trabajar 15 horas.

Obtener un mejor jornal y condiciones de menor explotación, fue lo que los llevó a parar actividades y bloquear caminos.

Su movimiento ha escalado en la búsqueda de otras prestaciones que hacen eco entre los millones de jornaleros que se emplean en toda la República.

A muchos de ellos, igual en los campos de San Quintín que en cualquier otra localidad del país donde se les emplea, les llaman “oaxaquitas”, expresión que generaliza su lugar de origen pero en cuyo tono discriminatorio, clasista y hasta racista, refleja un grave problema de explotación laboral y desigualdad.

Ninguno de ellos es propietario o ejidatario. Alquilan su mano de obra para las rudas labores del campo y aceptan 100 pesos diarios por 15 horas de jornada bajo temperaturas que llegan hasta los 42 grados.

De acuerdo con un estudio de la Facultad de Economía de la UNAM, hay en el país dos millones 40 mil 414 jornaleros agrícolas. Casi medio millón de ellos son niños, casi todos ellos laborando en condiciones de esclavitud. Si se suma a las familias que dependen de ese trabajo, hablamos entonces de una población estimada en nueve millones 206 mil 429 personas.

Las pésimas condiciones laborales y de calidad de vida le son impuestas por una clase propietaria que es, a la vez, parte del poder político local, lo que garantiza la impunidad y perpetua la explotación y la desigualdad.

GRAN ANGULAR  CESAR CAMACHO Y SUS RELOJES...

El Valle de San Quintín también es emblemático en esto de la dualidad propietario-funcionario público, en diversas empresas agrícolas:

Como la peor de todas, señalan a la compañía “Santa María de Los Pinos”, propiedad de los hermanos Víctor y Antonio Rodríguez, este último, ex secretario de Fomento Agropecuario en el Estado. En una situación similar se encuentran las empresas “Valladolid” y “Aragones”, propiedad de Manuel Valladolid Seamanduras, actual secretario de Fomento Agropecuario, lo que lo convierte en juez y parte.

El resto de patrones y empresas acusados son: Librado Heredia de “Empaques Los Martínez, Mendoza Delgado, Olmos”,  “Viva Orgánica”, “El Capricho”, “Los Aragón”, “Agro Industria del Valle”, Sabino Becerra”, “Felipe Ruiz”; así como Driscoll, empresa desde la cual salen todos los camiones que se llevan los productos del Valle hacia los Estados Unidos.

La huelga sigue y el asunto no se ha resulto, aunque los jornaleros ya han tenido contacto con las autoridades federales.

DE SPOTS Y ALGUNAS OTRAS COSAS

El PRI solicitó a la Comisión de Quejas del organismo electoral que un spot, según ellos difamatorio, fuera “bajado”, a lo que respondió que no había motivo para que saliera del aire.

Entonces, según denunció desde su curul la diputada panista Esther Quintana, llegó al INE una petición de la Consejería Jurídica de la Presidencia para que se dictaminara lo contrario. Y se dictaminó: sale del aire.

No es, además, la primera decisión del INE en ese sentido. La semana pasada ya habíamos comentado aquí que también fue sacado del aire el anuncio panista que evidenciaba el gusto del líder del tricolor, César Camacho Quiroz por los relojes caros, sin que hasta ahora se haya tomado una decisión similar respecto a los anuncios del PRI que cuestionan los moches exigidos por legisladores del PAN y los excesos de su gobernadores, como Guillermo Padrés y su presa en Sonora.

Y si como asegura el representante del PRD ante el INE, Pablo Gómez, la calumnia no aplica en personas morales como la Presidencia, que es la que se señala, ¿dónde está el respeto a la libertad de expresión? ¿Acaso esta decisión del INE no tipifica en censura? Peor aún: se hizo a petición expresa de la Consejería Jurídica de la Presidencia.

GRAN ANGULAR... REBELION DE...

Que conste que quien esto escribe no simpatiza con la guerra de lodo en los spots televisivos, pero si se llegara a corroborar la denuncia de la diputada Quintana, estaríamos ante una situación deleznable.

Por lo pronto, muchos candidatos se muestran repelentes a la crítica. Lo puso en evidencia en varias declaraciones.

Noticia es un acontecimiento que toma tal carácter por el número de gente a la que afecta o implica, por la cercanía a la comunidad donde ocurre o  por ser imprevisto o inesperado. No hay noticias buenas o malas, simplemente hay noticias. Los criterios periodísticos las jerarquizan, les dan un lugar. ¿Avanzar en turismo?, pues sí es noticia, Regañar, por lo demás, no ha sido un buen recurso en política, pues es muy delgada la línea que separa el reclamo verbal y la represión. Si no recuerden a Díaz Ordaz, toda proporción guardada. Así le fue y así nos fue.