Gran Angular


Ulises Ruiz Ortiz
  • La traición de URO, Eviel y Ramírez Puga
  • Titular de SEDESOL se reúne con PAN-PRD
  • Pérez Magaña, apoya la candidatura de HP

Raúl Rodríguez Cortés

No es ajena la traición a cualquiera de los colores políticos, pero hay partidos y personajes que han hecho de ella su sello característico.

Un arquetipo de la traición es, por ejemplo, el ex gobernador Ulises Ruiz y con él los políticos oaxaqueños que conforman su círculo más cercano. La más reciente de sus deslealtades ha sido contra su propio partido, el PRI, y contra el presidente Peña Nieto.

Vámonos por partes.

Al interior del gabinete presidencial, uno de esos traidores es el secretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña. Siempre arropado por Ruiz, fue munícipe de San Juan Bautista Tuxtepec y diputado federal, hasta que su mentor fue electo gobernador del estado y lo nombró director del Instituto de la Vivienda y posteriormente secretario de Obras Públicas.

Eviel Pérez Magaña

En medio de un ambiente políticamente crispado por el conflicto magisterial, la represión selectiva del gobierno oaxaqueño y la subsecuente ocupación político-policiaca de la capital del estado, Ulises Ruiz empujo la candidatura priista para que Pérez Magaña lo sucediera, pero perdió la elección frente a Gabino Cue postulado por la coalición PAN-PRD.

Ruiz todavía pudo impulsar a su pupilo a una candidatura al Senado, pero también perdió la elección y si ocupó un escaño en la cámara alta fue porque llegó como primera minoría.

Así las cosas, Pérez Magaña sigue haciendo “grilla” local en Oaxaca, sin asumir que tiene la responsabilidad de un cargo federal de primer nivel que, además, está obligado a ser ajeno a cualquier compromiso partidista.

No va solo en eso. Opera al parejo de otro de los personajes más cercanos al ex gobernador Ruiz. Se trata de Héctor Pablo Ramírez Puga, quien fuera con Ulises coordinador de Comunicación Social y ya con Peña Nieto en la presidencia de la República, director general de Liconsa hasta hace unas semanas. Todavía en el cargo, pasó la mayor parte del tiempo  en múltiples reuniones realizadas en diversas localidades del estado, no necesariamente operadores o activistas del PRI.

Edificio sede de la Sedesol

Lo anterior derivó en que Ramírez Puga terminará renunciando al PRI para asumir la candidatura el Senado de la coalición Por México al Frente, con la anuencia del priista Ulises Ruiz y todo el apoyo del también militante tricolor y poderoso titular de la SEDESOL, Eviel Pérez Magaña, quien la semana pasada se la pasó en reuniones, en varias regiones del territorio oaxaqueño  con claros tintes electorales y tampoco con la militancia priista.

En realidad, Pérez Magaña ha sostenido diversos encuentros con operadores de Héctor Pablo Ramírez y la alianza PAN-PRD en la región de la Mixteca y Cañada oaxaqueña. De hecho, se espera que esa “agenda de trabajo” eminentemente partidista continúe lunes y martes de la semana que hoy empieza.

Héctor Pablo Ramírez Leyva

Nadie le habrá recordado al titular de la SEDESOL que él sigue siendo funcionario y además, de un gobierno priista.  Los cierto es que Pérez Magaña, en lugar de ejercer con dignidad e imparcialidad el alto cargo para el que fue designado, hace todo lo necesario para que sea acreedor a un cese fulminante, quedarse sin trabajo y meter a su ya de por si emproblemado partido y al gobierno del que forma parte, en un escándalo político de proporciones mayúsculas. O ¿cuándo había visto usted que un secretario de estado priista apoyara la candidatura a senador de partidos ajenos al propio.

Pero es la traición y la ambición que Pérez Magaña, Ramírez Puga y su mentor Ulises Ruiz llevan en su ADN. (rrodriguezangular@hotmail.com , @RaulRodriguezC , raulrodriguezcortes.com.mx )