El Santo, primer y único súper héroe creado fuera de Estados Unidos


Rodolfo Guzmán Huerta, El Santo
  • Rodolfo Guzmán Huerta, conocido internacionalmente como El Santo, murió el 5 de febrero de 1984
  • Debutó profesionalmente a los 16 años de edad; su carrera como El Santo duró 40 años… de 1942 a 1982
  • Antes de tomar el nombre que lo hiciera famoso, utilizó seis nombres diferentes; jugó beisbol y americano
  • Rudy Guzmán, “El Hombre Rojo”, “El Enmascarado”, “El Incognito”, “El Demonio Negro” y “El Murciélago II”, fueron otros nombres que usó
  • Uno de sus hermanos, Jesús, “El Pantera Negra”, murió en una función de lucha libre en la ciudad de puebla en agosto de 1934

De la Redacción

El pasado 5 de febrero,  se cumplieron 35 años del fallecimiento (infarto cardiaco) del legendario luchador Santo el Enmascarado de Plata, quien por su trayectoria en la lucha libre (1942 a 1982) se convirtió en el primer Súper Héroe más allá de las fronteras de Estados Unidos.

Luchador, personaje de cuentos o cómics (a partir de 1952) y actor de cine (1958), Santo o El Santo, llegó a todos los rincones del país y fue admirado en la mayor parte de los estratos sociales. Este fenómeno social, representó, a través de sus películas, durante su carrera activa como ídolo del pancracio y posterior a ésta la justicia, la rectitud, la moralidad y el apoyo a los desposeidos, temas que en la realidad le estaban vedados a los mexicanos por el sistema autoritario que se padecía en aquella época.

Credencial que lo acreditó como miembro de la ANDA

Esta vez es necesario intentar aportar algo para que se conozca más de un deportista que, hasta el momento de su muerte, se encontraba frente a su público que nunca lo ha olvidado. El Para sus seguidores  y admiradores, Santo es oriundo de la ciudad de Tulancingo, Hidalgo, donde nació un 23 de septiembre de 1917.

Su nombre real fue Rodolfo Guzmán Huerta, un hidalguense que jamás imaginó que se convertiría  en uno de los íconos en la cultura de México durante el siglo XX, después de haber sido uno de los luchadores más famosos de México y del mundo.

Como luchador profesional estuvo en actividad de 1942 a 1982, un laso de cuatro décadas en el que nunca fue desenmascarado.

A partir de los años 50 del siglo pasado, se popularizó al convertirse en un símbolo de la justicia. Su personaje trascendió el deporte de la lucha libre para convertirse en súper héroe, al contar con manejo muy cuidadoso de su imagen en diversos medios masivos.

Fu a partir de 1952 en que es convertido en héroe de historietas, cuentos o cómics, al publicarse semanalmente “Santo, El Enmascarado de Plata ¡Una aventura Atómica!, cuyo autor fue José G. Cruz.

Pero, El Santo se convirtió en un referente mediático internacional, al incursionar en el cine en 1958, desde ese año protagonizó 52 películas en los cuales peleó contra distintos enemigos como hombres lobo, mujeres vampiro y extraterrestres.

Estas cintas fueron un éxito de taquilla no sólo en México, sino en gran parte de América Latina, Europa y algunos lugares tan distantes como Líbano o Turquía.

Con Lorena Velázquez

LLEGAN LUCHADORES AL CINE MEXICANO

El género de luchadores en el cine fue iniciado, en 1952, por otro luchador profesional enmascarado llamado “El Médico asesino”, en una película cuyo título fue, irónicamente, “El Enmascarado de Plata”.

Seis años después, en 1958, es cuando Santo se convirtió en personaje de cine, logrando un taquillas arrolladoras, pues que venía precedido por el éxito logrado en la historieta que se publicaba desde 1952.

Otras figuras del cuadrilátero como Huracán Ramírez, Blue Demon, y Mil Máscaras, también incursionaron en el cine, pero no tuvieron el triunfo de El Santo, a quien podemos considerar el primer gran producto mercadológico surgido de la lucha libre.

Después del fallecimiento de Rodolfo Guzmán, 5 de febrero de 1984, uno de sus hijos, Jorge Guzmán Rodríguez, adoptó la máscara de su progenitor, dándose a conocer como El Hijo del Santo, que no fue más allá.

En el cuadrilátero

BIOGRAFÍA DE RODOLFO GUZMÁN O DE EL SANTO

Nació en Tulancingo, Hidalgo, el 23 de septiembre de 1917, hijo de Josefina Huerta Márquez y Jesús Guzmán Campuzano.

Fue el quinto de siete hijos. Durante los años 20, Rodolfo, llegó a la Ciudad de México, donde su familia se asentó en una vecindad conocida como La Covandonga, ubicada en la calle Belisario Domínguez del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Antes de dedicarse a la lucha libre, Rodolfo Guzmán Huerta, practicó el beisbol y el futbol americano. Sin embargo, después se interesó por la lucha y para ello aprendió jiujuitsu y la lucha grecorramana.

Durante los años 1933 o 1934, al mismo tiempo que trabajaba como obrero en una fábrica textil, aprendió lucha libre entrenando, en el Casino de la Policía de la Ciudad de México, junto a sus hermanos Miguel y Jesús. En ese entonces, la lucha libre empezaba a popularizarse entre el público de la capital del país, deporte que promovía Salvador Lutteroth.

La muy leída historieta

El deporte del pancracio no solamente le trajo triunfos y satisfacciones a Rodolfo Guzmán Huerta o El Santo, porque uno de sus hermanos, Jesús, cuyo nombre profesional era El Pantera Negra, falleció el 13 de agosto de 1934, en Puebla en una función de lucha libre.

Su otro hermano, Miguel, conocido como Black Guzmán, también debutó en 1934.

No se ha establecido exactamente el momento en que, Rodolfo Guzmán, pisó un ring para iniciarse profesionalmente como luchador. Pudo haber sido en la Arena Peralvillo el 28 de abril de 1934, usando su verdadero nombre… O en el Deportivo Islas de la Colonia Guerrero, en 1935.

En un audio rescatado en la Fonoteca Nacional, se escuchan una palabras de Rodolfo Guzmán, con las que devela la fecha de su debut en la lucha libre mexicana:

“Yo debuté a los 16 años de edad (en 1933). Mi primer combate fue contra un luchador que es referee ahora, Eduardo Palau. Y en una desaparecida arena, Anáhuac, y después salté a la Arena México, de la Colonia Doctores, pero la arena vieja, no la moderna, ahí debuté como El Santo”.

Cartel de “Santo contra las mujeres vampiro”

MÚLTIPLES NOMBRES

Durante la segunda mitad de la década de 1930, como un luchador, utilizó diferentes nombres: Rudy Guzmán, El Hombre Rojo, El enmascarado, El Incógnito, El Demonio Negro y El Murciélago Enmascarado II.

Este último nombre fue copiado de otro famoso luchador de esa época, y después de un reclamo, por parte del Murciélago original, Jesús Velázquez, la Comisión Mexicana de Boxeo y de Lucha, declaró en 1938 que Rodolfo Guzmán, no podría utilizar ese nombre.

Cabe señalar que Bobby Arreola había desenmascarado a Rodolfo Guzmán, cuando empleaba el nombre de Murciélago II.

Iniciada la década de los 40, Guzmán Huerta, se casó con María de los Ángeles Rodríguez Montaño (Maruca), matrimonio que procreó un hijo, a quien llamaron Marco López villa, que se inició como luchador como su padre y lo conocían como “el tortugo” y que estaba invicto en derrotas, por no ganar ninguna pelea.

Para 1942, Jesús Lomelí, estaba armando un nuevo equipo de luchadores, todos con vestimentas plateadas y quería que Rodolfo Guzmán fuera parte de este equipo.

Jesús Lomelí, le sugirió tres nombres: El Santo, El Diablo o El Ángel… Rodolfo, eligió el primero.

Así, el 26 de abril de 1942, luchó en La Arena México por primera vez con el nombre de Santo.

En sus inicios, El Santo combatía en el bando de los rudos (lo cual no le favorecía para obtener el apoyo del público, pues en esa época los aficionados en su mayoría apoyaban a los técnicos).

Posteriormente, El Santo se cambió al bando técnico. Bajo su nuevo nombre rápidamente desarrolló su propio estilo, de tal manera que agilidad y versatilidad lo hicieron muy popular.

Cabe mencionar que como parte de su entrenamiento, a mediados de la década de 1950, comenzó a entrenar en la arena coliseo de Guadalajara, Jalisco, en la plantilla de Cuauhtémoc El Diablo Velasco, quien fue fundador de la primera escuela de lucha libre profesional, donde pulió su estilo y forma de luchar.

Estuvo acompañado por bellas actrices

HISTORIA DEL PERSONAJE DE LOS CUENTOS Y DEL CINE

Fue a partir de 1952, el artista y editor José Guadalupe Cruz, comenzó a publicar la historieta Santo, El Enmascarado de Plata, convirtiéndolo en el primer personaje luchador de la historieta mexicana, cosa que también hicieron Black Shadow, Huracán Ramírez, El Solitario y Tinieblas, usando la misma técnica creada por José G. Cruz (color sepia y fotomontaje en fondos dibujados).

El cómic fue publicado hasta los años ochenta. En la primera época, era el propio luchador quien posaba para las fotos de la historieta, pero luego de unos años (y algunos problemas legales), fue sustituido por Héctor Pliego, Míster México 1969, y el personaje se tuvo que diferenciar del original sin emplear mallas y sumando una “S” sobre un círculo negro en la frente de la máscara… Ante ello, la respuesta del público no fue la misma.

En su auto deportivo

SU INICIO EN EL SÉPTIMO ARTE

Entrados los años 50 Fernando Osés, luchador y actor, invitó a Rodolfo Guzmán a trabajar en películas, propuesta que aceptó, aunque sin abandonar su carrera en la lucha libre.

Fernando Osés y Enrique Zambrano, tuvieron a cargo escribir los libretos para las dos primeras películas de Santo, “Santo contra el Cerebro del Mal” y “Santo contra los Hombres Infernales”, ambas estrenadas en 1958 y dirigidas por Joselito Rodríguez.

La filmación se realizó en Cuba y el rodaje terminó un día antes que Fidel Castro entrara a la Habana y declarase la victoria de la Revolución Cubana.

A pesar de que ambas películas tenían un bajo presupuesto y fueron altamente improvisadas, tuvieron gran aceptación por parte del público mexicano y se convirtieron rápidamente en éxitos de taquilla, abriendo camino para más películas de Santo.

El estilo de estas películas fue esencialmente el mismo durante las 52 cintas que protagonizó, con argumentos donde actuaba como superhéroe luchando contra criaturas sobrenaturales, científicos locos o el crimen organizado.

Aunque las tentativas de crear un estilo de horror gótico, generalmente se consideraron menos que acertadas y la película se considera más como una comedia (involuntaria) que un filme de horror en la actualidad, éste fue un enorme éxito en taquilla, y se exportó a muchos países.

En ciertos círculos de Europa las películas del Santo fueron consideradas verdaderas “joyas” de un supuesto “cine surrealista mexicano”, junto con las películas del célebre actor y director Juan Orol, pues suponen que la ingenuidad y el extremo descuido con que son facturadas son algo totalmente delibrado.