Dolor y Vergüenza


Migrantes centroamericanos hacia Estados Unido
  • Quejas de mal trato a mexicanos en EU ¿Qué trato damos aquí a migrantes?
  • Información que proporciona el INEGI no es del todo completa, denuncian.
  • Relatos sobre las verdaderas riquezas de seres humanos. ¿Cuál es la suya?

Reportajes Metropolitanos

Carlos Ravelo Galindo, afirma :

Acabamos de leer en Milenio al colega Álvaro Cueva  asegurar —–en lo que coincidimos con él— que nosotros  también conocemos mil historias de terror de mexicanos que emigraron ilegalmente a Estados Unidos.Todas  las historias  van hacia el mismo punto :

Qué malos son los gringos, qué mal nos tratan. No nos quieren. Nos discriminan.                                                                                                

Y preguntamos:

¿Qué pasa ahora que nosotros tratamos igual o peor a nuestros hermanos centroamericanos?  ¿Nosotros  no somos malos? ¿Nosotros los tratamos bien? ¿Nosotros sí los queremos? ¿Nosotros no los discriminamos?

Junto con el periodista sentimos  también una combinación insoportable de dolor y vergüenza cuando miramos las escenas que los hacen sentir como una  amenaza diabólica

Son personas tan desesperadas, tan valientes  y tan admirables como lo fueron nuestros ancestros que por razones similares tuvieron que emigrar al norte.

Hablemos ahora de lo que nos envía el economista Arnulfo R. Gómez, en torno a la fe de erratas del gobierno.

Estimado Carlos.

El INEGI produce muy buena información pero también oculta otra .Desde el año 2007 modificaron el esquema de importación y exportación temporal que correspondía a Importación y Exportación de Maquila, Importación y Exportación PITEX así como Importación y Exportación Definitiva, lo que realmente era muy útil pues permitía conocer lo diversos agregados de nuestro comercio exterior

A partir de ese año la información se presentó como Importación y Exportación Definitiva así como Importación y Exportación Temporal misma que se subdividía en Importación y Exportación con Programas IMMEX así como sin programas IMMEX, especificando el destino de cada operación de acuerdo con su registro en la Aduana, sin embargo, a partir del año 2013, tanto el INEGI como la Secretaría de Economía se niegan a hacer pública dicha información, lo cual no permite conocer adecuadamente las características ni la estructura de nuestro comercio exterior.

Anexa te envío copia de la última solicitud que envié al Doctor Julio Santaella y el IFAI para lograr obtener la información del INEGI o de la Secretaría de Economía, sin resultado alguno, independientemente de que esta solicitud también se la envié el Doctor Mario Palma Rojo sin obtener una respuesta positiva.

Familias completas en pos de un sueño

 

Saludos  muy  afectuosos de Arnulfo R. Gómez

“Estimado Doctor Santaella Castell:                                                                          

“A continuación me permito enviarle unos comentarios que realicé sobre el posible TLC con China, mismos que incluyen una referencia a la imposibilidad que he enfrentado, a partir de 2013, para obtener información estadística de exportación e importación de acuerdo con el registro que se realiza de los productos en la aduana, en función del destino del uso los mismos.                                                                                         

“Con anterioridad a ese año, dicha información la obtenía sin problema alguno, motivo por el cual me permito solicitar su intervención pues esa información es muy importante para poder realizar análisis detallados sobre nuestro comercio exterior, especialmente en este momento que vamos a negociar la modernización del TLCAN y la posible negociación de otros TLC’s con China, Jordania, etc.                                                                                                      

“Le comento que las conclusiones que resulten del análisis de la información que solicito, con mucho gusto lo pondré a disposición del INEGI y podrá ser utilizado y publicado si así lo consideran conveniente, pues será una aportación muy importante para México.                         

“Actualmente soy consultor independiente, asesor externo de diversos organismos empresariales y catedrático de la Universidad Anáhuac. También he sido asesor de la SRE para América del Norte, Consejero Comercial de México en varios países etc.,  como podrá constatar en el CV que le anexo y que hablan de la seriedad de mi solicitud. Agradezco la atención que se sirva dar a la presente.                        Arnulfo R. Gómez. Campos Elíseos 400, Piso 10. Edificio Parque Reforma Lomas de Chapultepec”. 11000 CDMX. Tel. 3003-0400 Ext 507.   

Ni más ni menos

INEGI, ni tan completa la información

QUÉ ES LA RIQUEZA

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Esto es: Aprovechar la oportunidad pero… no olvidarse de lo importante. Que cosa extraña es el hombre: nacer no pide, vivir no sabe y morir no quiere. Lo que nos recuerda la leyenda de una mujer muy pobre con un niño en los brazos que al pasar delante de una caverna escuchó una voz misteriosa que le dijo: Entra y toma todo lo que desees pero, cuando salgas, la puerta de la cueva se cerrará para siempre.
La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el suelo y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal. La voz misteriosa habló nuevamente: Te quedan unos cuantos minutos más. Agotado el tiempo, la mujer cargada de oro y piedras preciosas corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró. Recordó, entonces, que el niño se quedó adentro y la puerta estaba cerrada para siempre. Su riqueza duró poco y la desesperación… ¡para el resto de su vida!
¡No te olvides de lo importante! Nunca hay que olvidar que la vida pasa rápido y que la muerte llega inesperadamente, y que cuando la puerta de esta vida se cierra para nosotros, de nada valdrán las lamentaciones. Ahora piensa por un momento qué es lo principal en tu vida. ¿Merece la pena tu tiempo y esfuerzo? No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mide tu riqueza por aquellas cosas que no cambiarías por dinero. A dos grupos de personas se les preguntó: ¿qué es la riqueza?

Sabiduría pura

DISTINTAS NECESIDADES, PLANES Y AMBICIONES

El primer grupo contestó de la siguiente manera:

Un arquitecto: tener proyectos que me permitan ganar mucho dinero.

El ingeniero: desarrollar sistemas que sean útiles y muy bien pagados. Un abogado: tener muchos casos que dejen buenas ganancias y tener un coche deportivo. El médico: tener numerosos pacientes y poder comprar una casa grande y bonita. Un gerente: tener la empresa en niveles de ganancia altos y crecientes. Y el atleta: ganar fama y reconocimiento mundial.

El segundo grupo contestó lo siguiente:

Preso de por vida: caminar libre por las calles. Ciego: ver la luz del sol y a la gente que quiero. Sordo: escuchar el sonido del viento y cuando me hablan. Mudo: poder decir a las personas cuánto las amo. Inválido: correr en una mañana soleada. Persona con una enfermedad terminal: poder vivir un día más. Y, por último a un huérfano: poder tener a mi mamá, mi papá, mis hermanos, y mi propia familia.

Cuál sería nuestra respuesta. Ser tu amigo.

Ocultan información sobre exportaciones e importaciones

TANTITA MADRE

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Tal cual es el encabezado de la columna del martes 12 del presente, en Milenio, de nuestro amigo y colega Joaquín López-Dóriga. Y nos da pauta, en ese tenor, a narrar una anécdota de San Antonio María Claret al que rogaban fuera a asistir a bien morir a cuatro reos condenados a muerte. Todos rechazaban la confesión. Pero el santo les hablaba con tanto fervor que logró convertirlos. Ya en el patíbulo les preguntó, según la fórmula del ritual, si perdonaban a todos aquellos que los hubieran ofendido. Uno de los condenados se adelantó y le dijo con voz clara que fue oída por la multitud.
“Yo perdono a todos, excepto a mi madre. Ella es la causante de que yo haya venido aquí a acabar mi vida en trance tan horrible, por no haberme corregido, cuando debía”. La multitud que presenciaba la escena quedó presa de honda emoción. San Antonio María se puso de rodillas junto a los pies del condenado. Se inclinó y se los besó. Le suplicaba con toda dulzura y vehemencia perdonara a su pobre madre. Que lo hiciera por amor a Jesucristo.
La gente, en tanto, conmovida, lloraba por la actitud humilde del santo. El reo repetía insistentemente: “A usted padre no tengo nada que perdonar. En nada me ha ofendido. Mi madre es la responsable de todo” La ejecución no podía retrasarse por más tiempo. El verdugo se impacientaba. Pero a un minuto de morir, el reo se reconcilio con su madre y “la perdonó”. Concluiríamos esta historia con la definición que el Teacher –don Joaquín—aplica a un diputado, de cuyo nombre no deseamos acordarnos: “De verdad que no tienen madre. Ni tantita”.

Ironía

Y  aprovechamos la oportunidad para hablar de otro ilustre colega.

Esta fue la respuesta de nuestro amigo y gramático nos da:

Si sólo lo vas a decir, suena casi igual, aunque un buen locutor (¿habrá buenos aún?) o un cantante con la voz educada, me corregiría, pues en “a ver” hay una levísima pausa entre las dos palabras, que no deben juntarse durante la dicción. Me parece.

Pero si lo vas a escribir, en mi empírica opinión creo que lo correcto es “a ver”, o sea, “a intentarlo”, “a investigarlo”, “a saberlo”…en fin, varias interpretaciones más. Denota entre duda y curiosidad o expectación: “vamos a ver” (si podemos). Vamos a mirar si se puede.

En cambio “haber” es un verbo más limitado en sus funciones (auxiliares) y se refiere a existir u ocurrir.

De manera que, sin ser yo la Wikilengua, opino que lo correcto es “a ver”.

De igual manera me parece correcta la expresión “ahí te lo dejo de tarea”, y una garrafalada la otra: “hay te lo dejo de tarea”. Porque “ahí” se refiere a un lugar (o momento, en este caso), mientras que “hay” es una conjugación del verbo haber: ¡Hay camoteees!

Enhorabuena don José Antonio Aspiros Villagómez, gran maestro de correctores.

El lunes15 de octubre Carlos Ravelo preguntó: Entre paréntesis, cómo se dice: A ver si podemos.

craveloygalindo@gmail.com