Corren el lápiz


Minuciosa revisión
  • Correctores de estilo, tan necesarios, pero tan excluidos.
  • Educación a partir del 68 es descriptiva y no normativa.
  • Grandes controversias en las fechas históricas mundiales.
  • ¿Cuál es la realidad sobre la Estrella de Belen?

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Así decíamos en los periódicos a quienes corregían nuestras notas, para no decir escritos. Y que hoy ya no se hace. Leemos y escuchamos errores garrafales, ya no es la prosa, sino en la gramática elemental. Pero nadie, se da por aludido.

“Escribo como quiero. Bien o mal. Pero es mi estilo”, arguyen. Estructuralismo, una manera de despolitizar a la gente nos dice doña Norma L. Vázquez Alanís al hablar de su colega Carmen Galindo que Participó con otros periodistas en el Día Internacional de la corrección de estilo. Explicó que sus inicios en el periodismo fueron precisamente en Ciencias Políticas de la UNAM a través de periódicos murales, donde se encargó de la redacción y corrección para la revista ‘Críticas de la economía política’.

Recordó también que a finales de los años 50 una oleada de sindicalismo y la Revolución Cubana cambiaron un poco la circunstancia de una prensa controlada por el gobierno, pero el 68 trajo un cambio radical de la participación de la juventud en la vida política de México. Al segundo conversatorio, que tuvo como tema ‘El pretexto. La evolución del trabajo de corrección’, concurrieron Carmen Galindo, periodista y profesora en el Colegio de Letras Hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; José Antonio Aspiros, licenciado en periodismo por la SEP y egresado de la Escuela ‘Carlos Septién García’, con experiencia laboral en cuatro agencias de noticias, y Felipe Gálvez Cancino, licenciado en periodismo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y doctorado en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Antiguas salas de redacción de periódicos

Para Carmen Galindo es indispensable la corrección de textos, el problema es que la gramática estructural impuesta en la educación básica después del 68 no es normativa, sino descriptiva; casi todo está permitido y esa amplitud de criterio provoca muchos errores en los libros. “Ya no hay normas gramaticales en la redacción del texto, porque la gramática estructural es propositiva y además no hace división en sílabas, así que acabó por arruinar la gramática constructiva (regulatoria) y la ortografía en todo México, de suerte que si antes en el Fondo de Cultura Económica había correctores como Juan Rulfo y Juan José Arreola, ahora ese trabajo lo hacen jóvenes que no saben hacer división silábica, además de que nadie lee o revisa los textos antes de que se impriman y han sido publicados originales con todo y anotaciones internas como la de que “falta ficha bibliográfica”. El estructuralismo, señaló, es una manera de despolitizar a la gente, pues separa el texto social para centrarse solamente en las palabras y dar al lector un argumento sin contenido político.

Finalmente, Felipe Gálvez Cancino refirió que pertenece a una generación formada por periodistas como Jacobo Zabludovsky, quien redactaba el guion para los noticiarios de Guillermo Vela y Fernando Centeno.

Dijo sentir frustración por no haber podido publicar notas sobre el 68 y el 71, dado el control del gobierno sobre la prensa.

Las conclusiones de los conversatorios fueron presentadas por la maestra Ana Lilia Arias, quien dijo que el corrector no puede modificar el sentido de lo que quiso decir el autor.

Los manuales establecen reglas para unificar la corrección de estilo. Para el trabajo de corrección se deben consultar los diccionarios de las Academias de cada país, en este caso la mexicana.

Y que quien participa en las tareas con los textos que se van a publicar, tiene obligación de hacer presencia social para no seguir con el trabajo solitario de los antiguos copistas en los monasterios.

Salas de redacción en la actualidad

EVOCACIÓN HISTÓRICA

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Nos permite conocer la historia doña Tere Gurza con gran certeza y estupendo artículo y su contenido tanto científico como histórico y religioso.

Y hasta político, con lo que le da mayor actualidad. Agregaríamos como introito.

El tema recuerda que un maestro de literatura hizo notar que la Biblia tiene muchas connotaciones o lecturas: literaria, histórica, religiosa, profética, etcétera.

Hay mucho para comentar en el texto, pero llevaría el resto del día y resultaría un libro.

Esos Reyes Magos…

Mejor nos quedamos con el texto íntegro de la escritora Teresa Gurza:

“Pasó Navidad, acaba de iniciar el año nuevo y la llegada de los Reyes Magos, que supuestamente fueron guiados a Belén por una Estrella que lleva siglos causando controversia.

Aunque no se sabe con exactitud la fecha del nacimiento de Cristo, se asegura ocurrió cuando regía el Calendario Juliano instaurado por el emperador Julio César; que llamó al primer mes Jano, dios de los comienzos, con sus dos caras para ver adelante y atrás.

Resulta ahora muy curioso saber, que el primer día del año no fue siempre en enero; hasta 1582, cuando el papa Gregorio XIII estableció el Calendario Gregoriano, empezaba el uno de marzo.

Pero como Inglaterra no reconocía la autoridad del papado, continuó festejando el 25 de marzo hasta 1752, que se alineó al resto de Europa.

Antes de eso, el año 525 a petición de otro papa, el monje Dionisio el Exiguo decidió la fecha del nacimiento de Cristo; pero dicen que se equivocó en unos siete años.

Carmen Galindo

De cualquier modo, él estableció el año del inicio de la Era Cristiana; que no fue aceptado por los gobiernos europeos hasta el siglo XIII y por el resto del mundo, hasta el XVI.

Seguramente entonces, a la gente no le preocupaban tanto las fechas y no llegaba a ellas con el estrés que nosotros; porque a la tristeza de ver que la mayoría se frustra al no tener para festejar, hay que añadir el personal balance de logros y fracasos; por lo que no es raro, sentirnos cansados, deprimidos, poco tolerantes y hasta griposos.

La buena noticia es que el estrés ayuda a enfrentar cambios y disminuye durmiendo ocho horas diarias, haciendo ejercicio, leyendo, compartiendo con amigos y mascotas, escuchando música, meditando y dejando de compararnos con los demás.

Los científicos han buscado durante siglos, algún fenómeno astronómico que sostenga las palabras de Los Magos en el Evangelio de San Mateo “su estrella hemos visto en el Oriente, y venimos a adorarle”.

Y lo han atribuido a novas, supernovas, cometas o conjunciones de varios planetas; pero no hay unanimidad sobre qué fue eso tan bello, que impulsó a Los Magos a dirigirse a Belén.

Viajar no era fácil y no pudieron haber llegado a los pocos días del Nacimiento, como se ve en las imágenes sino cuando el Niño tenía ya, entre cinco y ocho años.

José Antonio Aspiros

Pero los datos históricos no registran, la aparición en esas fechas de una supernova; como se llama a la explosión de una estrella grande cuando al agotarse el combustible que la sostiene, deja una densa y luminosa estrella de neutrones.

En el curso de la Historia, la Astronomía ha identificado sólo tres supernovas; la más conocida en 1054, nos dejó la Nebulosa del Cangrejo.

La de Belén no fue de este tipo y tampoco se trató de alguna estrella enana blanca; porque esas, no tienen mucho brillo.

Algunos astrónomos han pensado que ese bello astro pudo ser Sirio, que además de ser el más notable y brillante del firmamento, era reverenciado por los sumerios tres mil años antes de Cristo, marcaba a los egipcios el inicio de las inundaciones del río Nilo con la promesa de buenas cosechas y ha sido parte importante de relatos y mitos, en prácticamente todas las culturas.

Otros especialistas, como el astrónomo inglés Hughes, sostienen que lo que vieron los Magos no fue una estrella, sino la conjunción de dos objetos brillantes; y que ese mensaje fue para ellos tan suficientemente claro que decidieron seguirlo.

Y que pudo tratarse de la triple conjunción de Júpiter y Saturno, que en esa época se acercaron uno al otro tres veces en poco tiempo.

Felipe Gálvez Cancino

Por su parte, Helen Jacobus, del University College de Londres, explica que hace tres mil años que en Mesopotamia empezaron a relacionarse los eventos celestiales con asuntos terrenales; que los astrólogos reportaban a los reyes, cualquier cosa rara que veían en el firmamento y buscaban inmediatamente, interpretar su significado.

Y que había en Babilonia personas dedicadas a crear “cartas de natividad”, basadas en la posición que tenían planetas y estrellas al momento de nacer un bebé; que luego analizaban, para predecir su vida.

Lo que la hace pensar, que como los sabios de Oriente eran astrólogos, pudieron haber leído una carta astral “en reversa” y al enterarse que anticipaba el nacimiento de un rey, fueron a buscarlo.

Los conocimientos astronómicos estaban entonces muy avanzados: hace dos mil años, los griegos trazaron los signos del Zodíaco y los convirtieron en horóscopos; y astrónomos chinos, dejaron constancia de un cometa de apariencia espectacular y etérea, que apareció en la constelación de Capricornio el año cinco antes de Cristo.

Se duda, sin embargo, que ese cometa o el Halley, hayan sido los que guiaron a los Magos a Belén; porque los cometas ni se ven como estrellas ni “caminan” por el firmamento.

Grandes tesoros contiene la Biblia

En fin, tal vez los potentes aparatos que hay ahora y el avance de la Ciencia, puedan darnos alguna sorpresa; mientras tanto, bienvenidos sean los Santos Reyes.

A los que pido nos traigan salud y amor, prosperidad y tranquilidad, un México más justo y menos desigualdad, con mayor educación, amabilidad, civilidad, tolerancia y respeto; sin violencia ni asesinatos.

Y que hagan entender al nuevo presidente, que haber ganado las elecciones no lo hizo dueño del país ni de sus instituciones.

Que es incongruente que pase los días insultando adversarios, para luego llamarlos a la conciliación y los abrazos.

Y que no es normal denunciar a todas horas la corrupción, para a diestra y siniestra repartir perdones que no son suyos.

Ruego lo convenzan de cumplir el juramento hecho al rendir protesta, de respetar la ley; y de que denuncie penalmente lo chueco que encuentre; porque seguir como va, es solo muestra de complicidad y cobardía”.

Concluye ella.