Ciber-delitos


Uno de cada siete menores de edad han recibido solicitudes sexuales por internet.

Registra México 52 millones de internautas, de ellos 12 millones son niños.

Ari Salgeiro

 Ahora que la atención general está centrada en el tema electoral, nos alejamos de otros asuntos, que no por menos notorios son menos importantes.

Es el caso del llamado “grooming”, el nuevo ciber-delito en México.

Resulta que al menos uno de cada siete menores de edad, ha recibido solicitudes sexuales, generalmente de adultos que se hacen pasar por “amigos” en las redes sociales.

80 por ciento de los usuarios de páginas web acepta a desconocidos, y el 43 por ciento, habla con ellos.

Actualmente, se calcula que el número de internautas en el país es de casi 52 millones de personas. De ellas, 12 millones son niños y adolescentes que se convierten en potenciales víctimas de ese nuevo delito.

De qué se trata el grooming?

Pues es cuando un adulto persuade a un menor de edad para establecer prácticas sexuales que inician con el intercambio de fotografías eróticas.

Este tipo de contacto puede derivar en pornografía infantil y ciberbullying, ya que una vez obtenidas las imágenes pueden ir a parar a la red si los menores no acceden a las peticiones de sus acosadores, que incluso pueden terminar en encuentros físicos.

Según la red social, Facebook al menos 80 millones de perfiles registrados son falsos y son desde estos que, a través de engaños, los delincuentes consiguen que un 80 por ciento del total de usuarios menores de edad de las redes sociales entable un vínculo con ellos.

Organismos estadunidenses señalan que 56 por ciento de los internautas jóvenes publican información personal en sus páginas principales, lo que hace que funcionen como el ancla para que esos delincuentes los encuentren y por medio de engaños logren generar  la suficiente empatía como para volverse sus amigos.

La Policía de Ciberdelincuencia Preventiva del Distrito Federal detectó ya 11 denuncias de grooming y advierten que estas irán en aumento.

El grooming, tiene una relación paralela con el sexting, a diferencia de que éste último es un acto consensuado entre iguales. Según los datos, 20 por ciento de los jóvenes se han tomado fotografías o videos sexualmente sugestivos; otro 20 por ciento ha recibido invitaciones para retratarse en posiciones eróticas pornográficas; el 45 por ciento compartió material erótico recibido por teléfonos celulares; y el 10 por ciento lo ha publicado en sus perfiles o lo ha enviado a sus contactos.

Los principales destinatarios a los que van dirigidos los “sexts” o mensajes sexuales, son el novio o novia (20 por ciento); alguien que les gusta (21 por ciento); ex novio o ex novia (19 por ciento); mejor amigo o amiga (14 por ciento); amigos (18 por ciento); desconocidos (11 por ciento); y compañeros de clase  (4 por ciento).

salgueiro  ni+¦os cibernautas

De acuerdo con especialistas en la detección de actos de violencia en internet contra menores de edad, “el proceso desde que un criminal detecta a su víctima hasta que consigue imágenes o en el peor de los casos, tener contacto físico, puede durar hasta seis meses”.

Además, el material obtenido durante los encuentros cibernéticos o personales podría derivar en pornografía infantil que en caso de ser difundida a través de la web podría afectar al menor con el llamado ciberbullying, el cual sigue superando cualquier otro tipo de abuso en la red.

Los ataques violentos que se disfrazan de amistad cada vez son más frecuentes en las generaciones cybermillenials, jóvenes que nacieron prácticamente con un gadget en la mano. Afortunadamente, la creación de nuevas herramientas que previenen y controlan estos casos responden cada vez más a la Declaración de los Derechos de los Niños: “respeto de su vida privada, así como su honra y reputación”.

Datos que pueden servir para gráfico.

El 5.3 por ciento de las páginas de internet en México (347) concentran el 60% de las menciones relacionadas con violencia por internet.

28 por ciento de los niños con acceso a las tecnologías han sido víctimas de la violencia por internet, seguido por las niñas con un índice del 18 por ciento. El porcentaje de violencia verbal digital es de 43 por ciento.

Así que además de pensar en las campañas y en la guerra política también deberíamos poner atención en otros asuntos, sobre todo si afectan al sector más importante el de la niñez y la juventud.

SALGUEIRO... PELIGRO EN LA RED.